Gracias a la infancia difícil, aprendi a...



Gracias a la infancia difícil que tuve aprendi a:

Gracias a que tu padre trabajaba todo el día, aprendiste a ayudar en casa a mama con las tareas

Gracias a que papa estaba en casa todo el día, porque trabajaba mama o porque papa había perdido el trabajo, aprendi que se puede ser un varón empático y realizar tareas como coser, cocinar, limpiar y ordenar la casa , para que mama encuentre todo ordenado cuando llegue

Gracias a que Mama se quedaba en casa todo el día aprendimos a cuidarnos entre nosotros, a valorar el esfuerzo cotidiano de mantener la casa y nos enseñó a cocinar, a ordenar, a bañarse a lavar la ropa

Gracias a que mis padres se separaron cuando yo era un niño aprendi a valorar la familia, aprendi a cuidar los vinculos y entendí que el amor de ellos por nosotros era tan grandes, que se separaron para no dañarse mas y para no dañarnos a nosotros.

Gracias a que éramos muchos hermanos aprendimos , peleándonos y discutiendo , aprendimos a valorarnos a defendernos, a que en casa nos peleábamos pero fuera de casa era nuestra familia a defender …

Gracias a que fui hijo único aprendi a valorar las familias que tenían muchos hijos, y aprendi a aceptar que mis padres no pudieron o eligieron no tener mas hijos. Aprendi a aceptar que ese amor de mis padres me ayudo a amar a los demás 

Gracias a que fui el mayor de mis hermanos aprendi la responsabilidad, las tareas de “adulto” me las asignaban a mi primero para cuidar a mis hermanos, hacer las compras, ser responsable y “dar el ejemplo”..

Gracias a que fui el hermano menor, aprendi y recibi el cuidado de mis hermanos mayores cuando mis padres no estaban.

Gracias a que faltó mi padre cuando yo era un niño aprendi a valorar el esfuerzo de mi madre por trabajar y educarme a la vez, con la ayuda de mis abuelos.
Gracias a que faltó mi madre cuando yo era un niño, aprendi a valorar el valor y coraje de mi padre para educarme solo, con la ayuda de sus hermanos y padres.

Gracias a la exigencia de mis padres , aprendi a  valorar el esfuerzo y de que no todo se logra en el primer intento, aprendi la perseverancia.

Gracias a que vi a mis padres discutir, aprendi que se puede discutir, se puede no estar de acuerdo con alguien y seguir queriéndose a la vez.

Gracias a que vi a mi madre cansada, entendí el valor de la empatía, vi a mi padre llegar cansando también, pero se bañaba y no dejaba que mama siguiera haciendo nada en casa, el se encargaba de todo.

Gracias a que vi a padre llegar cansado de su trabajo, aprendi lo que le importaba su trabajo y lo responsable que era. Aquellos días de mucho trabajo, mi madre cuidaba su sueño y sus comidas para que vuelva al trabajo con mas energía. 

Gracias a que vi a mi madre enojada, entendí que lo que le estábamos pidiendo nosotros, era de mas. Me ayudó a aprender a expresar el enojo y que uno tiene derecho a enojarse y a decir, “ hasta aca llegue, no puedo mas”

Gracias a que me mostraron sus defectos, aprendi que el amor se basa en amar nuestras imperfecciones 

Gracias a que no me dieron todo, pude salir a buscar luego lo que yo quería

Gracias a que me faltaron muchas cosas, entendí que tenerlo todo es una enfermedad y que buscar tenerlo todo es narcisismo y omnipotencia

Gracias a que me educaron asi, yo puedo educar a mis hijos ahora, sin esperar que tengan todo, valorando el esfuerzo, dándome permiso par estar cansado o enojado alguna vez, siendo empatico con sus dolores, sin culpa puedo decir “vayan a bañarse” o “ ayuda a tu hermano con los deberes”, o “ anda en bici a hacer unos mandados”

En fin Gracias a lo vivido puedo ahora valorar , aceptar, agradecer y educar con alegría



Comentarios

Entradas populares